domingo, 14 de mayo de 2017

Dolor de espalda: Lumbalgia y ciática


El dolor de espalda "atraumático" (sin traumatismo previo) en la consulta es un clásico. Expresiones como "me he quedado doblado" o "no me puedo ni menear" se repiten día tras día. De hecho, posiblemente a la mayoría de los que estéis ahora leyendo estas líneas os habrá dolido alguna vez. 

Pero...¿Por qué se produce y por qué es tan frecuente?

espalda de mujer con tirita El dolor de espalda, dolor lumbar o lumbalgia (todo significa lo mismo) es el dolor, tensión muscular o rigidez localizado por debajo de la parrilla costal y por encima de los pliegues glúteos inferiores. A veces, ese dolor se extiende (o se irradia) hacia alguna pierna, pudiendo llegar hasta el pie; cuando esto sucede, se le denomina Ciática o Lumbociática.

Normalmente suele tratarse de:
  • Lumbalgias inespecíficas cuyo dolor no puede atribuirse a una causa concreta ni grave, siendo lo más frecuente contracturas musculares.
  • Lumbociáticas inespecíficas, si esos músculos contracturados engloban al nevio ciático (nervio muy voluminoso que se forma de las últimas raíces nerviosas lumbares e inerva varios músculos de la pierna -semitendinoso, semimembranoso, bíceps femoral y aductor mayor del muslo-, así como recoge la sensibilidad de la cara posterior del muslo y de toda la pierna) y lo irritan.
Y aunque los episodios ceden a las 4-6 semanas, pueden tener una evolución recurrente, es decir, que tengan más episodios a lo largo de la vida.

No obstante, hay que tener en cuenta que si el dolor persiste a pesar de tratamiento más allá de 6 semanas de forma ininterrumpida, es intenso a pesar del reposo (pudiendo llegar a despertar del sueño) o se acompaña de incontinencia de esfínteres, fiebre, pérdida de fuerza o sensibilidad en las piernas... entonces habrá que consultar con nuestro médico porque pudiera deberse a otras causas de mayor importancia.

¡IMPORTANTE! ¡¡NO NOS OBSESIONEMOS CON LA RADIOGRAFÍA!!

En la mayoría de los pacientes con dolor lumbar no se necesita ni recomienda su solicitud rutinaria y precoz, puesto que no va a mejorar ni a cambiar el curso del dolor y nos exponemos a radiaciones ionizantes innecesarias que pueden causarnos más perjuicio que beneficio. Su médico sabrá cuándo es conveniente pedir la radiografía (o bien por la mala evolución o bien porque por los síntomas crea que es necesario descartar aquellas causas de dolor lumbar más graves).

¿Y cuál es el tratamiento más adecuado para la lumbalgia o la lumbociática?
Ningún tratamiento ha demostrado un beneficio significativo, es por ello que existen múltiples opciones terapéuticas con efecto pequeño y habitualmente a corto plazo, sin conseguir variar su pronóstico.
Por todo ello lo mejor es estar informados para saber que nos enfrentamos a una dolencia que aunque molesta y en ocasiones incapacitante por unas semanas, por lo general es de poca gravedad con un pronóstico bueno.
Dentro de las opciones terapéuticas disponemos de:
  • Vida lo más activa posible y vuelta precoz al trabajo.
  • Ejercicio físico como caminar y montar en bicicleta han demostrado eficacia. Otros ejercicios que se pueden realizar son de estiramiento y fortalecimiento muscular.
varios ejercicios de estiramiento y fortalecimiento muscular de espalda

  • Tratamiento farmacológico: Si no tenemos contraindicado tomar paracetamol, es la primera opción analgésica que recomiendan las guías. Si no es suficiente, es conveniente consultar con nuestro médico para cambiar o aumentar la analgesia.
  • Rehabilitación y fisioterapia: Aquí incluiríamos ejercicio, calor/frío, terapia conductual, educación, escuela de espalda, masaje, tracción y otras terapias más específicas como electroterapia, TENS, tracción o ultrasonido que en principio quedarían como segunda opción y a elección de un profesional (fisioterapeuta o rehabilitador).
  • Otras terapias como las infiltraciones y la cirugía sigue siendo de efectividad incierta, indicada sólo para pacientes muy específicos con dolores crónicos muy limitantes.
BIBLIOGRAFÍA:
Guía Fisterra (www.fisterra.com)







4 comentarios:

  1. Artículo muy interesante, como la mayoría de los que publicas. Gracias por el tiempo que dedicas al blog y que tan útil resulta para mucha gente (Esto último lo supongo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo y dejar el comentario!! Yo tambien espero que resulte útil todo lo que voy contando por aquí!
      Un saludo!!

      Eliminar
  2. Completamente de acuerdo con el comentario de arriba, muy interesante !! Qué dificil es hacer entender que la radiografia de primeras no es necesaria en la mayoria de los casos ! cuando estaba de practicas, algunos pacientes llegaban incluso diciendo "vengo a que me mandes una radiografia" jaja y ahi entra en juego la capacidad del medico de familia para que vean que no es necesario.. y la mayoria salian convencidos y contentos con el trato, aunque sin la radiografia ! Un beso !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si!!! A veces es tan difícil hacer entender por qué no pedimos la Rx desde el inicio...
      Pronto te tocará luchar a ti!! Jejeje
      Un beso!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...