domingo, 17 de junio de 2018

ESGUINCE DE TOBILLO

Las lesiones de tobillo son muy frecuentes y entre ellas, un alto porcentaje pertenecen a los famosos esguinces de tobillo. 
pies de bailarina

Todos estamos familiarizados con este término, pero... ¿sabemos en realidad qué es un esguince de tobillo y cómo se origina?

Un esguince de tobillo es la alteración de uno o varios ligamentos que conforman la articulación del tobillo tras una mala pisada, un traspié o cualquier movimiento del tobillo forzado. Esa alteración puede ir desde un estiramiento hasta una rotura parcial de sus fibras o incluso una rotura completa del ligamento.

Habitualmente, dependiendo de cómo se produzca la lesión, determinará el ligamento que se vea implicado. De tal forma que:
  • Una inversión forzada del pie (mecanismo más frecuente) suele causar daños de los ligamentos laterales del tobillo.
  • Una eversión forzada del pie (menos frecuente) suele afectar al ligamento de la cara medial. Cuando esto ocurre, puede ir asociado a una fractura de maleolo tibial.
  • Una dorsiflexión forzada (por suerte, lo más raro) suele provocar esguince de la sindésmosis (zona media del tobillo), condicionando más gravedad ya que puede provocar inestabilodad crónica del tobillo y otras complicaciones.
Dependiendo de la gravedad del esguince, podemos clasificarlos en 3 grupos:
  • Grado 1: el mas leve. se produce un leve estiramiento del ligamento, con roturas microscópicas. Los pacientes suelen tener leve hinchazón y dolor, pero puede apoyar y caminar, aunque asocie leve dolor.
  • Grado 2: Más grave que el anterior. Se produce por una rotura incompleta del ligamento. Los pacientes suelen tener hinchazón y dolor más intenso y suele aparecer hematoma. Implica inestabilidad de la articulación leve-moderada con restricción en el movimiento, lo que se traduce en dolor y dificultad para apoyar y caminar.
  • Grado 3: El Más grave. Se produce por una rotura completa del ligamento. Los pacientes suelen tener mucha hinchazón, dolor intenso y hematoma. Implica inestabilidad de la articulación con restricción en el movimiento significativa, imposibilitando el apoyar y el caminar.
Ahora que ya sabemos todo esto, si nos hiciéramos daño en un tobillo, ¿cómo sabríamos si sufrimos de esguince o no?

Si nos hacemos daño, pero no nos duele demasiado, no se nos inflama y podemos caminar sin problema, probablemente sólo sea el dolor propio del traspiés, pero no nos habremos esguinzado. Sin embargo, si se nos inflama, nos duele mucho y no nos permite caminar, lo que deberemos hacer es acudir al médico, esta vez de urgencia, para que a través de las preguntas que nos realice y la exploración, nos pueda clasificar la lesión.

huesos esqueleto deforme

No siempre será necesario que nos hagan una radiografía. La rx sólo se realizará si el médico considera que está indicado, porque le queden dudas de que pueda estar dañado el hueso, hecho que se considera raro ya que sólo menos del 15% de los esguinces asocian fractura.

Aunque, precisamente por lo frecuentes que son los esguinces, la sabiduría popular tiene muchos remedios para los esguinces, la realidad es que cuando aparece uno, nos surgen dudas de cómo tratarlos. Es por eso que os voy a dar varias pautas sencillas y actualizadas, para que, ante un esguince leve-moderado (habitualmente grados 1 y 2), las recordéis:

  • Descanse el tobillo mientras haya dolor: os podéis ayudar de una muleta que os sirva de apoyo.
  • Frío local: aplicar a intervalos de 2 horas, durante 15 minutos cada vez.
  • Compresión ligera sobre la inflamación para disminuirla.
  • Elevación del miembro para favorecer el retorno venoso y evitar que se acumule líquido, favoreciendo la inflamación.
  • Analgesia para controlar dolor e inflamación.
  • La movilización precoz, con ejercicios recomendados por el médico y la ayuda de un fisioterapeuta, ayudan a que la curación sea mas rápida y con mejores resultados.
En los casos de esguinces graves (grado 3), el tratamiento puede ser más complicado y por ello no lo abordaremos aquí.

Y para acabar… ¿existe alguna forma de prevenir los esguinces?

Lo mejor es siempre prevenir traspiés, malas pisadas… por tanto, hay que tener cuidado al caminar o hacer deporte y saber dónde y cómo pisamos; Sin embargo, a veces esto es imposible de controlar, por lo que habrá que intentar mantener la articulación (incluyendo todas sus estructuras óseas, musculares y ligamentosas) en forma, realizando para ello ejercicios de estiramiento y fortalecimiento.


BIBLIOGRAFÍA:

domingo, 6 de mayo de 2018

Orzuelo y Chalazion

"Vaya locura de noche. ¡Quién me iba a decir a mí hace unas horas, que ni siquiera quería salir, que iba a llegar al desayuno! Y menos en tan buena compañía... ¡¡ya verás cuando lo cuente en el chat de amigas!! Lástima que tenga una molestia en este ojo... aprovechando que ha ido al baño, voy a mirarme en el espejo...."

Chica mirándose en un espejo


Y... ¡zasca! Así, sin más, te das cuenta que la infernal bolita del párpado del ojo, ha vuelto a aparecer.

Seguro que más de uno ya sabe de qué se trata esa "infernal bolita del párpado" (más que nada, porque el título de la entrada es bastante intuitivo, jeje). Y es que, esta lesioncita es bastante frecuente entre la población general y suele ser bastante inoportuna y molesta. Como a veces cuesta diferenciar Orzuelo de Chalazion y de una vez para otra se nos olvidan las recomendaciones, he decidido preparar esta entrada que nos servirá de gran ayuda.

¿Cómo podemos diferenciar un orzuelo de un chalazion?


Un orzuelo es una inflamación aguda y purulenta del párpado. Habitualmente se origina por una infección (S. Aureus es el germen más frecuentemente implicado) de:
  • O bien el folículo de una pestaña y su glándula asociada (de Zeiss, que es una glándula sebácea que produce grasa, o la de Moll, que es sudorípara). 
  • O bien, la glándula de Meibomio (glándula sebácea localizada en la parte más interna de la conjuntiva palpebral).
Un chalazion, cuyo nombre viene del griego y significa Granizo Fuerte, es una lesión inflamatoria crónica que se desarrolla cuando una glándula de Meibomio del borde de los párpados se obstruye habitualmente debido a la grasa. Es por ello que suele darse en pacientes con blefaritis del borde del párpado y en algunos con rosácea, pero también puede ser el resultado de la evolución de un orzuelo.

¿Qué síntomas aparecen tanto en el orzuelo como en el chalazion?


Un orzuelo suele presentarse habitualmente con dolor y enrojecimiento del área afectada, acompañados de lagrimeo, irritación y escozor en los ojos.

Orzuelo Vs Chalazion
Imagen de ChuletasMédicas
Un chalazion, en cambio, puede no presentar síntomas y desaparecer por sí solo sin tratamiento alguno, aunque es más frecuente que sí curse con enrojecimiento e hinchazón.
Ambos procesos suelen resolverse, pero en algunos casos pueden ser recurrentes.

¿Quién puede desarrollar un orzuelo o un chalazion?

Todos podemos en algún momento desarrollar uno, pero es más probable en personas con:
  • Blefaritis (inflamación crónica de los márgenes de los párpados)
  • Estrés (que empeora siempre las afecciones de la piel)
  • Enfermedades de la piel como rosácea o dermatitis seborreica 
  • Hábitos de mala higiene de los párpados (no desmaquillarse los ojos, por ejemplo).

¿Se puede prevenir el orzuelo o el chalazion?

Es muy importante la prevención con una correcta higiene ocular con toallitas oftalmológicas para lavar debidamente los párpados.

Si aparecen el orzuelo o el chalazion, ¿Cómo los trataremos?


Orzuelo:

  • Lo más importante es aplicar compresas tibias durante unos 15 minutos, 3-4 veces al día.
  • Si, a pesar del tratamiento continuo con compresas tibias, el orzuelo no mejora, se podría probar durante un corto tiempo (7 días) con medicamentos tópicos que contengan antibióticos y/o corticosteroides, aunque hay poca evidencia de que estos sean útiles para promover la curación. 
  • La eliminación de los resíduos del margen del párpado también servirá de ayuda.
  • Si se complicase con la inflamación de la piel (celulitis preseptal) habría que consultar al médico ya que podría ser preciso cubrirla con antibióticos orales.
  • Si no se resolviese en unas dos semanas y se transformase en Chalazion, habría que consultar al médico para que valorase remitir al oftalmólogo.

Chalazion:

  • Las compresas calientes, al igual que en el orzuelo, con frecuencia ayudan a su drenaje.
  • Los antibióticos no están indicados. 
  • Los de pequeño tamaño pueden resolverse sin ninguna intervención. 
  • Los grandes, si no se eliminan de forma espontánea o producen muchas molestias, deben consultar con su médico para que valore remitir al oftalmólogo. 

Otras recomendaciones que pueden ser de utilidad tanto para el orzuelo como para el chalazion:

  • No se debe apretar o tratar de extirpar un chalazion o un orzuelo.
  • No usar maquillaje o lentes de contacto hasta después de que el orzuelo o el chalazión hayan curado.

BIBLIOGRAFÍA: 

jueves, 19 de abril de 2018

RECONOCIMIENTO EIR: enfermería especializada

Una camiseta blanca caminaba por el Paseo del Prado. Aunque lo hacía con paso decidido, los miles de pensamientos que se agolpaban entre sus fibras a medida que se acercaba su destino, le ponían en tensión. Quería gritar a los cuatro vientos, para que todos cuantos se cruzasen supieran su mensaje; pero sólo tenía un hilo de voz.

Al llegar a su destino, reunió todas sus fuerzas y entonces sí que gritó. Y su grito sonó tan imponente que hasta se ruborizó. 

Tímida miró a su alrededor y encontró entonces la respuesta a tanto chorro de voz. No estaba sola; allí a su alrededor, cientos de camisetas blancas se habían sumado a su mensaje: #ReconocimientoEIR, ¡Enfermería especializada!

Reconocimiento EIR


En esta semana, miles de aspirantes a la formación sanitaria especializada, los futuros MIR, EIR, PIR, QIR, FIR, RFIR, BIR y FIR, se dan cita, como cada año, en el Ministerio de Sanidad para elegir su merecida plaza como especialista en formación.

Desde aquí quiero dar mi más sincera  ENHORABUENA a todos, porque viví esa misma experiencia en primera persona -hace ya unos añitos- y se lo que cuesta llegar hasta las butacas azules del ministerio para elegir la especialidad soñada.

Y por supuesto, como médica y como paciente, me uno a esa marea de camisetas blancas que, incansables, gritan estos días que se haga reconocimiento del EIR. Porque para poder tener unos cuidados de calidad, es imprescindible contar con una Enfermería Especializada.


domingo, 8 de abril de 2018

¡Ay Doctora! Que tengo tensión... ¡TENSIÓN ARTERIAL!

-¡¡Ay Doctora!!!
-¿Qué ocurre Fulanita?
-¡¡Que tengo tensión!!

¡¡Cuán frecuente es esta escena en consulta!! Es por ello que hoy he creído pertinente hacer esta entrada para hablar de la dichosa tensión. La alta, la baja, la normal y la anormal. Y para comenzar diré que todos tenemos tensión, porque de lo contrario ¡¡estaríamos muertos!!

¿Y por qué tenemos todos tensión arterial?


Nuestra sangre viaja dentro de las arterias, impulsada por una bomba -el corazón- que realiza dos movimientos, la sístole (cuando el corazón bombea la sangre) y la diástole (cuando el corazón se relaja). Cuando hablamos de la presión o tensión que lleva la sangre dentro de las arterias, nos referimos tanto a la presión en sístole como a la presión en diástole y es por eso que siempre damos dos valores: el valor alto, que sería lo que comúnmente llamamos "la tensión alta", que corresponde a la presión en sístole y el valor bajo, al que llamamos "la tensión baja", que corresponde la presión en diástole. 

Cables de alta tensiónSiempre recomendamos que los valores de la tensión arterial sean por debajo de 140/90mmHg (o como le dicen muchos, para abreviar, 14/9), es decir, que "la alta" esté por debajo de 140 mmHg y "la baja" por debajo de 90mmHg, aunque lo óptimo sería que estuviesen por debajo de 120/80mmHg.


Por debajo, no hay límite: "una tensión arterial baja es garantía de salud". Quizás, si la tenemos muy baja, nos podríamos marear; pero salvo eso, no habría otro inconveniente. Sin embargo, por encima de esas cifras de forma mantenida (es decir, tomada en al menos 3 momentos distintos, estando la persona relajada) ya podríamos considerar que la persona sufre de Hipertensión arterial, implicando, a la larga, más riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares (como infartos, ictus, etc). Es por ello por lo que se hace tanto hincapié en que hay que mantenerla baja.


¿Cómo podemos medir nuestra tensión arterial? 

  • Automedición: con un dispositivo adecuado, siempre de brazo (los de muñeca suelen dar valores alterados), con una calibración anual y un buen método explicado por el personal de enfermería. 
  • En consulta, mediante el método auscultatorio, con un esfigmomanómetro.
  • Otros métodos como el MAPA (medición ambulatoria de la presión arterial) o, ya más invasivo,  el registro de la TA con catéter. 

Algo muy importante a tener en cuenta, y que siempre explicamos a nuestros pacientes, es que nuestra tensión no es constante, sino que habitualmente se mueve entre unos valores y además puede verse aumentada o disminuida puntualmente por múltiples causas: Una discusión, realizar un esfuerzo, un disgusto o sentir dolor, pueden ser ejemplos de causas que aumenten la tensión; mientras que dormir o estar tranquilamente sentado, pueden ser ejemplo de causas que  bajen la tensión. Por todo ello, si nos tomamos la tensión varias veces seguidas, veremos que nunca nos van a salir las mismas cifras tensionales exactamente.

Sin embargo, sí debemos tener cuidado si las cifras tensionales van en aumento de una forma progresiva, sin verse influidas por ninguna causa puntual y pasajera como las mencionadas anteriormente, por el riesgo que supone de acabar padeciendo de Hipertensión Arterial.

¿Qué podemos hacer para mantener la tensión arterial dentro de los valores adecuados?


Corazón lleno de vida
Hay factores implicados en el desarrollo de la Hipertensión Arterial sobre los que no podemos actuar, como son,  por ejemplo, la edad o la genética de cada uno. Sin embargo, sí existen otros factores, que dependen de nuestro estilo de vida, donde podemos intervenir para evitar que la tensión suba:

  • Mantener un peso óptimo (IMC 20-25) 
  • Disminuir consumo de grasas saturadas 
  • Limitar consumo de alcohol 
  • No fumar 
  • Disminuir consumo de sal 
  • Practicar ejercicio aeróbico diario al menos durante 30 minutos 
  • Dieta (Frutas, verduras y lácteos desnatados)

¿Con qué frecuencia hay que tomarse la tensión arterial? 


El Programa de Actividades Preventivas y de Promoción de la Salud (PAPPS) recomienda que se tome la tensión arterial: 

  • Al menos una vez hasta los 14 años de edad. 
  • Cada 4-5 años desde los 14 años a los 40. 
  • Cada dos años a partir de los 40. 




BIBLIOGRAFÍA:
https://es.familydoctor.org/

domingo, 11 de marzo de 2018

¡Tengo los oídos taponados!


No es infrecuente que a la consulta vengan pacientes acatarrados que tienen la misma sensación "de tener los oídos taponados" que cuando han volado en avión, se encuentran muy molestos e incluso han visto disminuida ligeramente su audición. 
hombre escalando por las escaleras para ver la oreja
Al explorar al paciente, no solemos encontrar grandes hallazgos, ni siquiera en el conducto auditivo externo. Y es que cuando esto ocurre, el problema suele estar en el oído medio (por detrás del tímpano) y en la trompa de Eustaquio (conducto que comunica el oído medio con la nasofaringe o garganta).

¿Y cuál es ese problema?

El sonido entra por el oído externo y hace vibrar al tímpano para que lo transmita, por una serie de mecanismos, al cerebro y lo interprete.

El tímpano puede vibrar libremente gracias a que existe una cavidad detrás de él (la llamamos oído medio), donde hay una presión similar a la presión exterior (que es la que hay en el conducto auditivo externo) y aunque está recubierta de una capa mucosa, se encuentra libre de moco. Si la presión del oído medio por alguna razón cambia, o el moco se acumula en grandes cantidades, el tímpano se tensa y deja de vibrar bien, lo que da una sensación de taponamiento.

Para conseguir que el tímpano vibre con normalidad, afortunadamente contamos con las trompas de Eustaquio, que al comunicar el oído medio con la nasofaringe, logran mantener la presión del oído medio igualada a la del exterior y además consiguen mantanaerlo limpio de moco, drenando el que se produce hacia la nasofaringe. 

Anatomía del oído medio
En el caso de subir a un avión, como en las alturas puede haber una disminución de la presión atmosférica, el gas del oído medio tiende a expandirse, provocando que el tímpano no pueda vibrar bien y nos da una sensación de taponamiento hasta que la trompa de Eustaquio consigue equiparar ambas presiones. A veces necesitamos bostezar o tragar para ayudar a las trompas que se abran y regulen antes las presiones.


En el caso de un catarro, el problema viene por la inflamación de la mucosa y la producción en exceso de moco, que por un lado inflama a la trompa de Eustaquio, haciendo más estrecho su calibre, y por otro la tapona con el moco, haciendo más dificultoso su drenaje. Todo esto provoca aumento de presión dentro del oído medio que dificulta la vibración del tímpano y provoca la sensación de taponamiento similar a la que producía el cambio de presiones en el avión. Sin embargo, aquí ya no será suficiente con bostezar o tragar para conseguir oír con normalidad. Aquí necesitaremos eliminar el moco y bajar la inflamación de la trompa. Además corre prisa hacerlo, puesto que si ese moco se sobreinfecta con alguna bacteria, podría acabar provocando una otitis media y precisar atención médica.

Por tanto, recomendaciones ante un cuadro catarral que curse con sensación de taponamiento de oídos:

  1. Beber muchísimo agua, puesto que es el mejor mucolítico.
  2. Hacer lavados nasales con agua de mar o suero fisiológico, varias veces al día.
  3. Algún antiinflamatorio (si no lo tiene contraindicado) de tipo Ibuprofeno.
  4. Consultar con su médico cuando, además del taponamiento comenzara con intenso dolor, sangrado, fiebre o mala evolución.

BIBLIOGRAFÍA:
http://www.oidonarizygarganta.es/2012/09/dolor-de-oido-al-volar-barotrauma-otico/comment-page-1/
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Blausen_0330_EarAnatomy_MiddleEar_-_Espa%C3%B1ol.png

domingo, 25 de febrero de 2018

Tu 4º cumpleaños.

happy birthday
By erisel
Hace ya cuatro años que tu vida y la mía se enredaron. Yo tenía ganas de contar, de ayudar, de explicar, de concienciar... y tu me ofreciste todo tu espacio para hacerlo.

Casi sin pensarlo, nos vimos embarcados en esta aventura, rumbo a este mar infinito de información donde, cada dos semanas, probábamos suerte lanzando palabras sin saber si llegarían a tierra de alguien o se ahogarían sin a penas dejar rastro.

Te bauticé con el nombre de "Pase de Guardia", que significa el relevo de pacientes entre compañeros al acabar un turno de trabajo. Y poco a poco empezamos a tener un emocionante feedback con nuestros lectores, comenzando las visitas a subir modestamente. Recuerdo con cariño un día que incluso por momentos pensé que te habías estropeado, viendo que el marcador de visitas aumentaba de manera sorpresiva. Fue al poco de publicar un mensaje para nuestr@s compañer@s enfermer@s ( Podríamos respirar tranquilos) con quién me sentía en deuda por todo lo que me ayudaban para poder sacar adelante mi trabajo, que en época de MIR se me antojaba bastante difícil.

Motivados por saber que nuestros mensajes iban llegando, continuamos todavía más ilusionados en esta aventura. Y mientras empezaba a recomendar a mis pacientes que leyeran los consejos de salud que ofrecía, también me sentía en la misión de hacerlos empatizar con nosotros, los sanitarios, a través de mis propias reflexiones. Y entre ellas, mi favorita:  "Cualquier cosa menos médico" . Porque en días de mucho barullo, de agendas descontroladas, de exigencias e incidencias... recuerdo preguntarme más de una vez si realmente había estudiado en la facultad de medicina o había sido en la escuela de arte dramático para poder interpretar tantos roles sin acabar desdoblando la personalidad.

También pisamos juntos por primera vez la radio en Onda Fuenlabrada y picándonos el gusanillo por este fascinante mundo... nos lanzamos a crear ¡¡nuestro propio programa de salud en Onda Cabanillas!! 

Y así, entrada tras entrada, programa tras programa, casi sin darnos cuenta, hemos llegado hasta aquí. Mañana estaremos de nuevo celebrando tu cumpleaños, saboreando el mejor de los regalos que puedes tener... ¡¡¡tus ya casi 500000 visitas!!! Gracias a todos los que han confiado en nuestra modesta labor y a quienes nos han leído o escuchado en alguna ocasión, porque gracias a todos ellos es por lo que podremos celebrar ¡este 4º cumpleaños!.

¡  Felicidades, Blog!

puntitos de colores



domingo, 4 de febrero de 2018

Los PEDOS, molestos pero benignos.

chiste sobre pedos

La consulta es un lugar muy especial. Allí confluyen dos personas, médico y paciente, habitualmente sin un vínculo estrecho de confianza pero donde, tras dar comienzo la cita, una extraña magia hace que allí el paciente se sienta con la libertad que no le otorgan otros espacios y nos relate todas sus preocupaciones más íntimas.  
Esa magia es preciosa; ya lo hemos hablado muchas veces. Esa magia es lo que da sentido a esta profesión y hace que cada consulta sea diferente. 
Sin embargo, a veces la confianza se adquiere tan rápido -no sé si en esto influirá el ritmo frenético de la consulta a 5 minutos por paciente (si no es menos)- que no le ha dado tiempo al médico casi ni a abrir la historia del paciente cuando se sucede esta escena:

-Ay Dra. que mal estoy.
-Cuénteme.
De pronto el Silencio. Silencio que se ve interrumpido por un sutil ruido procedente de los bajos fondos del paciente.
-¿Lo ve Dra.? Estoy fatal.

Y es que los pedos no esperan; no entienden de protocolo ni de magia. Ellos son así, despreocupados. Pero también molestos, claro que sí. Para quien los emite y para el receptor. Tiñen de verde la magia del ambiente, de rojo la cara de su progenitor y de blanco la del médico.  

Nosotros los médicos, que para eso somos los profesionales, somos los que primero recobramos el color. Normalizamos la escena, explicamos la benignidad de "tener gases" (tanto "pedos" como "eructos") pese a lo molestos que puedan llegar a ser y hasta rebajamos tensión otorgándole un nombre menos vulgar: Meteorismo
Damos una serie de recomendaciones generales para disminuirlos y así reducir la sensación de abdomen distendido, puesto que la mayoría de los casos se deben a aerofagia (tragar aire) de forma inconsciente:
  • Beber poca cantidad de líquido durante las comidas (agua, vino, zumos), sin gas y sin utilizar porrón, bota, botijo o paja para chupar.
  • Comer lentamente, masticando y ensalivando bien los alimentos.
  • Evitar chupar caramelos y mascar chicle.
  • No fumar.
  • No hablar acaloradamente mientras come y evitar hacer ruidos deglutorios al beber.
Y por supuesto, tras su marcha, abrimos las ventanas. Porque la magia se renueva con cada paciente, pero al aire de la consulta... no.



BIBLIOGRAFÍA
https://www.fisterra.com/Salud/1infoConse/meteorismo.asp

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...