domingo, 17 de junio de 2018

ESGUINCE DE TOBILLO

Las lesiones de tobillo son muy frecuentes y entre ellas, un alto porcentaje pertenecen a los famosos esguinces de tobillo. 
pies de bailarina

Todos estamos familiarizados con este término, pero... ¿sabemos en realidad qué es un esguince de tobillo y cómo se origina?

Un esguince de tobillo es la alteración de uno o varios ligamentos que conforman la articulación del tobillo tras una mala pisada, un traspié o cualquier movimiento del tobillo forzado. Esa alteración puede ir desde un estiramiento hasta una rotura parcial de sus fibras o incluso una rotura completa del ligamento.

Habitualmente, dependiendo de cómo se produzca la lesión, determinará el ligamento que se vea implicado. De tal forma que:
  • Una inversión forzada del pie (mecanismo más frecuente) suele causar daños de los ligamentos laterales del tobillo.
  • Una eversión forzada del pie (menos frecuente) suele afectar al ligamento de la cara medial. Cuando esto ocurre, puede ir asociado a una fractura de maleolo tibial.
  • Una dorsiflexión forzada (por suerte, lo más raro) suele provocar esguince de la sindésmosis (zona media del tobillo), condicionando más gravedad ya que puede provocar inestabilodad crónica del tobillo y otras complicaciones.
Dependiendo de la gravedad del esguince, podemos clasificarlos en 3 grupos:
  • Grado 1: el mas leve. se produce un leve estiramiento del ligamento, con roturas microscópicas. Los pacientes suelen tener leve hinchazón y dolor, pero puede apoyar y caminar, aunque asocie leve dolor.
  • Grado 2: Más grave que el anterior. Se produce por una rotura incompleta del ligamento. Los pacientes suelen tener hinchazón y dolor más intenso y suele aparecer hematoma. Implica inestabilidad de la articulación leve-moderada con restricción en el movimiento, lo que se traduce en dolor y dificultad para apoyar y caminar.
  • Grado 3: El Más grave. Se produce por una rotura completa del ligamento. Los pacientes suelen tener mucha hinchazón, dolor intenso y hematoma. Implica inestabilidad de la articulación con restricción en el movimiento significativa, imposibilitando el apoyar y el caminar.
Ahora que ya sabemos todo esto, si nos hiciéramos daño en un tobillo, ¿cómo sabríamos si sufrimos de esguince o no?

Si nos hacemos daño, pero no nos duele demasiado, no se nos inflama y podemos caminar sin problema, probablemente sólo sea el dolor propio del traspiés, pero no nos habremos esguinzado. Sin embargo, si se nos inflama, nos duele mucho y no nos permite caminar, lo que deberemos hacer es acudir al médico, esta vez de urgencia, para que a través de las preguntas que nos realice y la exploración, nos pueda clasificar la lesión.

huesos esqueleto deforme

No siempre será necesario que nos hagan una radiografía. La rx sólo se realizará si el médico considera que está indicado, porque le queden dudas de que pueda estar dañado el hueso, hecho que se considera raro ya que sólo menos del 15% de los esguinces asocian fractura.

Aunque, precisamente por lo frecuentes que son los esguinces, la sabiduría popular tiene muchos remedios para los esguinces, la realidad es que cuando aparece uno, nos surgen dudas de cómo tratarlos. Es por eso que os voy a dar varias pautas sencillas y actualizadas, para que, ante un esguince leve-moderado (habitualmente grados 1 y 2), las recordéis:

  • Descanse el tobillo mientras haya dolor: os podéis ayudar de una muleta que os sirva de apoyo.
  • Frío local: aplicar a intervalos de 2 horas, durante 15 minutos cada vez.
  • Compresión ligera sobre la inflamación para disminuirla.
  • Elevación del miembro para favorecer el retorno venoso y evitar que se acumule líquido, favoreciendo la inflamación.
  • Analgesia para controlar dolor e inflamación.
  • La movilización precoz, con ejercicios recomendados por el médico y la ayuda de un fisioterapeuta, ayudan a que la curación sea mas rápida y con mejores resultados.
En los casos de esguinces graves (grado 3), el tratamiento puede ser más complicado y por ello no lo abordaremos aquí.

Y para acabar… ¿existe alguna forma de prevenir los esguinces?

Lo mejor es siempre prevenir traspiés, malas pisadas… por tanto, hay que tener cuidado al caminar o hacer deporte y saber dónde y cómo pisamos; Sin embargo, a veces esto es imposible de controlar, por lo que habrá que intentar mantener la articulación (incluyendo todas sus estructuras óseas, musculares y ligamentosas) en forma, realizando para ello ejercicios de estiramiento y fortalecimiento.


BIBLIOGRAFÍA:

1 comentario:

  1. Para muchos es un caso clínico sencillo, pero cuando tomas un curso enarm aprendes a valorar cualquier experiencia con tal de mejorar tu criterio como médico

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...