lunes, 9 de junio de 2014

Los Médicos... ¡También somos personas!


Hace algún tiempo tuvimos una guardia horrible... un lunes tras un largo puente. Entre la gente que ya se espera a que sea lunes para ir a urgencias, la que espera a su médico y éste le deriva al hospital, la que enferma durante el puente pero al estar de vacaciones mejor aguanta sin ir al médico hasta llegar a su ciudad y la que enferma ese mismo día...¡¡ya podéis imaginar cómo estaba de lleno el hospital y la sala de espera!!

Sala de espera de una sala de urgencias llena de gente

Yo entiendo que la gente cuando espera, desespera. Empatizo con todos aquellos enfermos que, asustados, aguardan a que les vea un médico o a que les realicen las pruebas necesarias hasta hacer un diagnóstico; de verdad que, al igual que a todos mis compañeros (ya sea enfermero, celador o médico), no nos gusta ver a la gente sufrir por un dolor, verlos acongojados sin saber qué les ocurre ni hacerles esperar de forma innecesaria... de verdad que no. De hecho, el sistema de triage de la entrada sirve para clasificar a los pacientes en función de su gravedad, de tal forma que todo paciente muy grave será visto y atendido inmediatamente. Pero cuando los pacientes no están en riesgo vital, han de esperar su turno y son atendidos cuando les corresponde, y si el hospital está lleno de gente, la espera irremediablemente se vuelve larga. 

guantes para protegernos de los pacientes
Precisamente ese lunes post-puente, día de aglomeraciones en la sala de espera, viví un momento bastante desagradable: una señora, cansada de esperar, me gritó a mí al pasar por su lado, exigiéndome que la atendiéramos inmediatamente porque lo suyo era urgente. Os puedo asegurar que, al igual que mis compañeros, desde que entré a trabajar no había parado de ver pacientes, y aún así la lista seguía siendo larguísima pues seguían viniendo más. "Es un servicio de urgencias, aquí todo lo que llega es urgente y vamos atendiendo por orden" respondí. La señora muy enfadada siguió gritando en el pasillo bastante rato más; yo seguí trabajando. Pero la sensación de que me griten a mí, que lo único que hago es atender a la gente, es muy desagradable y puede distraerme, generar mal estar entre los demás pacientes y el equipo médico además de estresar y culpabilizarnos de algo que no nos compete. 

Nosotros estamos para ver pacientes, pensar en las enfermedades que pueden tener, aliviar y curar el dolor, tranquilizar y decidir si precisan ingreso o pueden marcharse a casa. No decidimos cuántos pacientes acudirán a la urgencia, ni hacemos distinción ante pacientes de la misma gravedad. Tampoco podemos ir más rápido o más despacio; vamos a la velocidad que cada paciente requiere, porque no todo el mundo tiene los mismos antecedentes, no todos entienden igual lo que les ocurre ni todos presentan los mismos síntomas... Además requerimos un tiempo para PENSAR, porque no es un trabajo mecánico y automático, sino es un trabajo que requiere pensar en cuál de entre todos los diagnósticos se ajusta más a cada paciente entre los síntomas y signos que presenta, pensar si necesita o no pruebas complementarias y pensar cuál será el manejo más adecuado; individualizando en cada caso según sus peculiaridades.

mujer insomne que consulta a médico somnoliento
Quizás sea difícil entender todo esto para el paciente que dolorido o asustado está esperando a que le llegue su turno... pero tienen que hacer el esfuerzo de comprender que no nos pueden gritar porque nosotros estamos realizando lo mejor que podemos nuestro trabajo, que además es vocacional, en el que nos metimos por ayudar a la gente, no para fastidiarla, y en el que día a día intentamos ser mejores. Y por supuesto han de entender que no somos robots multifunción, que además de médicos también somos personas y en un turno de 24 horas tenemos necesidades (hambre, cansancio, sed) e incluso ¡¡podemos enfermar!!, y aunque lo intentamos, no siempre podemos mantener el ritmo acelerado que se nos exige.


4 comentarios:

  1. Simplemente chapeau! No se podria haber descrito mejor una situacion tan estresante!

    ResponderEliminar
  2. Pikusa te felicita muy bien peco!

    ResponderEliminar
  3. Muy bien dicho. Ojalá la gente se enterara

    ResponderEliminar
  4. ¡Yo creo que poco a poco vamos concienciando a la población!

    Gracias a todos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...